Bienestar Animal

Bienestar animal designa el estado físico y mental de un animal en relación con las condiciones en las que vive y muere” (OIE, 2019)

shutterstock_335206346
shutterstock_1423658342
shutterstock_1760517452
shutterstock_1010806027
shutterstock_1505226155
shutterstock_408754981
Bienestar Animal:

El año 1964 es de suma importancia para el bienestar animal (BA), fue ahí cuando se publicó el libro “Animal Machines” de Ruth Harrison. Este libro es el primer documento que expuso a la luz pública el sistema de producción intensiva y fue en parte a consecuencia de este que el gobierno de Reino Unido le encargo  al  profesor Roger Brambell en 1965 que realizara una investigación sobre el bienestar animal en cría intensiva. Los resultados de esta investigación fundaron los cimientos para la creación de lo que hoy se conoce como “Farm Animal Welfare Committee” (FAWC).

 

Desde entonces, la preocupación e investigación en este tema ha ido en aumento a nivel mundial y es por esto que no se debe considerar el bienestar animal como una moda pasajera. El año 2014 se cumplieron 50 años desde que se trabaja con el bienestar como una herramienta de producción y de mejora constante [1].

 

Conceptos de bienestar animal:


Duncan y Dawkins (1983), discutiendo las descripciones y definiciones de BA en los 20 años precedentes y concluyeron que no existía una definición perfecta, era imposible dar una precisa definición científica de “bienestar” [2]. Es probablemente que por este motivo existen numerosas definiciones.


Una buena forma para definir lo que es, es aclarar lo que no es; Bienestar animal no es protección ni derechos de los animales. El BA es una ciencia nueva, que se basa en aspectos científicos. La protección animal en cambio es una actitud social que busca evitar el maltrato animal y puede o no tener base técnica [3].

Existen dos conceptos en el bienestar animal que presentan un desafío importante de aplicar:

  1. Las 3 Rs utilizadas en la experimentación y dice de; reducción del número de animales, refinamiento de métodos experimentales y reemplazo de animales con técnicas que puedan prescindir de animales.

  2. Las 3 Ss para el manejo del dolor en animales de producción y dice de; suprimir prácticas dolorosas, sustituir prácticas dolorosas por otras menos dolorosas y suavizar o mitigar el dolor con analgésicos y anestésicos en los casos en que no se puede poner en prácticas los procedimientos anteriores.


Diversas definiciones:

 

“El bienestar es el grado en el cual se satisfacen las necesidades físicas, psicológicas y comportamentales del animal” [4].

 

“Bienestar animal significa tener un animal adaptado a las condiciones en las que vive, que se encuentra en un buen estado de salud, confortado, bien nutrido, seguro, capaz de expresar una conducta normal y libre de dolor, miedo o estrés” [5].

La Asociación Mundial Veterinaria (AMV) afirma que la etología animal "pone el énfasis en el conocimiento científico. Su objetivo es de clarificar: a) las necesidades a satisfacer, y b) los daños que se pueden evitar". La American Veterinary Medical Association (AVMA) plantea que "todos los aspectos de bienestar animal incluyen el alojamiento apropiado, el manejo, la alimentación, el tratamiento y la prevención de enfermedades, el cuidado responsable, la manipulación humanitaria y, cuando sea necesaria, la eutanasia humanitaria".

 

“Las buenas condiciones de bienestar de los animales exigen que se prevengan sus enfermedades y se les administren tratamientos veterinarios; que se les proteja, maneje y alimente correctamente y que se les manipule y sacrifique de manera compasiva. El concepto de bienestar animal se refiere al estado del animal. La forma de tratar a un animal se designa con otros términos como cuidado de los animales, cría de animales o trato compasivo” [6].

 

Donald Broom (1986), profesor emérito de bienestar animal de la Universidad de Cambridge, lo definió como: “El bienestar animal es el estado físico y psicológico de un animal con respecto a su capacidad para enfrentar su medio ambiente”.

Sin embargo, cualquiera sea la definición, ésta debe contener tres aspectos fundamentales, funcionamiento biológico, estado emocional y comportamiento:

 

Funcionamiento biológico: Es el estado físico o condición del animal, sobre parámetros de salud, de longevidad, de éxito reproductivo, así como alteraciones del comportamiento o de fisiología. Aunque estas medidas son fácilmente valorables, existe una controversia sobre si estas medidas están unidas con el bienestar animal [7].

Estado mental: Experiencias subjetivas de los animales (sentimientos y emociones), enfatizando la reducción de los sentimientos negativos (sufrimiento, dolor) o promoviendo los positivos (confort, placer) [7].

​​

Naturalidad: Intentando que el comportamiento se parezca al estado natural o silvestre del individuo, permitiéndole realizar su repertorio completo de comportamientos [7].

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE):

Es un referente internacional en temas de bienestar animal, ésta define una guía de principios básicos para el bienestar animal, que consta de 8 puntos:

 

1. Existe una relación crítica entre la salud del animal y su bienestar.


2. Se reconoce internacionalmente las 5 libertades que fueron elaboradas por el comité de Brambell liderado por el profesor Roger Brambell en 1965. Estas libertades deben ser entendidas como directrices, a lo que se debe aspirar y no como una propuesta mandatorio. Las libertades son las siguientes:

 

  • Libre de hambre, sed y mal nutrición: Otorgando fácil acceso a agua, limpia y fresca y la dieta suministrada es adecuada a sus necesidades. 

  • Libre de incomodidad: Otorgando un ambiente adecuado que incluya protección frente a inclemencias climáticas o depredadores y áreas de descanso cómodas.

  • Libre de dolor, traumas o enfermedad: Instaurar protocolos de prevención dentro de las instituciones, y establecer diagnósticos y tratamientos rápidos y eficaces.

  • Libre de miedo y aflicción: No provocar situaciones que causen miedo o estrés sicológico, como por ejemplo, promover buenas interacciones humano-animal.

  • Libre de expresar un comportamiento normal: A través de espacio suficiente, infraestructura adecuada, interacción con animales de su misma especie, entre otros.


3. Se reconoce internacionalmente las 3 R de la experimentación con animales: Reducción del número de animales, refinamiento de métodos experimentales y reemplazo de animales con técnicas que puedan prescindir de animales.


4. La evaluación científica del BA abarca diversos elementos que necesitan ser considerados en conjunto, y la selección y apreciación de estos elementos a menudo envuelven valores basados en supuestos, los que deberían ser lo más explícito posible.


5. El uso de animales en la agricultura, ciencia, de compañía, recreación y entretenimiento, hacen una gran contribución al bienestar humano.


6. El uso de animales, para el fin que sea, acarrea con él el deber de asegurar el BA en la mayor medida posible.


7. Mejoramientos en el BA en las granjas pueden a menudo incrementar la productividad y por lo tanto los beneficios económicos.


8. Resultados equivalentes, en cuanto a criterios de rendimiento, más que sistemas idénticos, en cuanto a criterios de diseño, deberían ser las bases para comparar los estándares y directrices del BA.

Los 5 Dominios

  1. Nutrición

  2. Entorno

  3. Salud Física

  4. Conducta

  5. Estado Mental 

 

 

 

Los primeros cuatro dominios centran la atención en los factores que dan lugar a experiencias subjetivas específicas negativas o positivas (afectos), que contribuyen al estado mental del animal, según se evaluó en el Dominio 5. (Mellor, 2020) 

 

Paper: El modelo de cinco dominios de 2020: inclusión de las interacciones entre humanos y animales en las evaluaciones del bienestar animal.  

https://www.mdpi.com/2076-2615/10/10/1870  

ACBA Somos profesionales en Bienestar Animal
  • Instagram
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook Social Icon